Feb 112009
 
Preocupaciones: Cómo me liberé de ellas

Desperté cansada de no descansar con el corazón galopando más allá de mi cuerpo. Los ojos se resistían a abrirse y mis piernas se negaban a abandonar la noche. Unos rayitos de luz se colaban por la persiana, juguetones, pero yo, terca en mi interpretación del mundo, ignoré la magia del momento y me obligué Lee más