Sep 152009
 

Libro Casi desaparecida: Retorno al territorio de mi cuerpo

Mis brazos siempre intentaban expresar algo que se cobijaba en mi alma, pero no podía entregarme a su impulso. Ese algo se enmudecía, tropezaba y se paralizaba dentro de la armadura en la que me encontraba cautiva.

Desde allí sólo podía escuchar un lejano lamento, una nostalgia, un deseo de expresar mi armonía. Pero el terror era más potente que mi deseo, corría desde mis pies hasta mi corazón ahogando cualquier indicio de gracia. ¡Que mi belleza no se atreviera a ocupar espacio en el mundo!

“De nada me sirve”, decía una autoritaria voz en mi mente. “Tengo que ser fuerte”.

En mi cuerpo apenas se asomaban las curvas. No existía sustancia entre mis huesos y mi piel. Atrapada en la anorexia, vivía para borrarme del mundo. Mi mente le había declarado la guerra a mi cuerpo y me estaba dejando achatada, casi sin dimensiones.

Esa guerra era dirigida por un aspecto mío que desesperadamente buscaba mi poder, una entidad cuya estrategia para afirmar mi identidad consistía en controlar las cualidades que me hacían vulnerable en el campo de batalla.

“Si te dejas dominar por tus miedos, serás devorada por las fieras del mundo”, me advertía mientras apretujaba todos mis miedos en un rincón de mi estómago.

“Si quieres ser una mujer exitosa e independiente, tienes que mostrar tu fuerza. No te atrevas a derramar ni una lágrima”, ordenaba anudando cada una de mis lágrimas.

“Si quieres ser poderosa, olvídate de las tonterías femeninas. No te pongas vestidos color de rosa con encajes. No te atrevas a expresar cariño ni dulzura”, gritaba borrando los trazos femeninos de mi existencia: la gracia, la voz tierna, la intuición.

Yo no lo sabía.

No sabía que volar era el destino de mi corazón, que mi cuerpo estaba hecho con el fuego de  la tierra. Envuelta en una nube gris salí al mundo.

Corazón Tierra © 2002

Este es un fragmento de mi novela Casi desaparecida: Retorno al territorio de mi cuerpo, un viaje por las heridas emocionales de la anorexia, una mirada profunda a las vivencias del cuerpo y del alma que me ayudaron a amar mi cuerpo.

La autora

Corazón Tierra “DanzaDiosas” es una de las pocas mujeres en el planeta que se ha sanado de la anorexia y que de esa experiencia ha desarrollado un sistema que ayuda a rescatar la armonia entre el cuerpo y el alma. Su misión es ayudar a la gente a que se ame sin condiciones y a que vivan felices en sus cuerpos. Cumple con esta misión mediante sus publicaciones digitales, su blog, libros, columnas, presentaciones de danza-teatro, talleres, charlas y mediante la campaña de autoestima corporal No te hagas pequeña. Como escritora, editora, bailaora, performera, poeta y experta en autoestima corporal, Corazón ayuda a las mujeres a que amen sus cuerpos y despierten a su Diosa Interior. Miles de mujeres en tres continentes han aprendido a recuperar la armonía entre el cuerpo y el alma mediante las creaciones y talleres de Corazón. Contacta a Corazon Tierra

______________________

Este material es la propiedad intelectual de Corazon Tierra ©2010. No esta permitida la copia, reproduccion, distribucion o apropiacion de este contenido en ningun medio. Para citas o si quieres usar este contenido, contacta a Corazon a a Corazon Tierra.

_______________________________________________

NOTA: Algunos enlaces, productos y recursos en este blog son nuestros productos, creados con amor para nutrir tu autoestima y facilitar tu crecimiento personal. Algunos, aunque no todos, los enlaces a los productos de otras personas o portales son de nuestros socios afiliados. En estos casos, así como en los casos de anuncios o auspiciadores, cuando tú pulsas esos enlaces y decides comprar, Corazón obtiene un beneficio financiero. Ésta es una de las maneras en las que generamos el ingreso que nos permite facilitar el contenido de este blog libre de cargos. Buscamos calidad y autenticidad en todo lo que ofrecemos. Te exhortamos que utilices tu propio discernimiento para determinar si un producto o recurso recomendado aquí te beneficia.

  2 Responses to “Mi cuerpo, un campo de batalla”

  1. Esta precioso, Dios te bendiga. Ya se que estas super contenta porque papa y mama estan alla. Saludos a todos.
    • Si, pasé unos momentos lindos con mis padres. Ellos trajeron el sabor de Puerto Rico en dos maletas llenas de frutas, hierbas y delicias de la Isla. Le agradezco mucho a tu hermana Idalia que me haya enviado las maravillosas hojas de malagueta. Saludos a todos.

 Leave a Reply

(requerido)

(requerido)

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>